Loihi, largo en Hawaiano, es el nombre del primer chip basado en computación neuromórfica del Mundo, y saldrá al mercado de la mano de Intel. Por otro lado Loihi también es el nombre del volcán más joven de la cordillera submarina de Hawai, y tras un volcán submarino solo podemos esperar una “nueva” isla.

Estamos hablando de una nueva isla tecnológica para la Humanidad, la computación neuromórfica.

Pero, ¿qué es la computación neuromórfica?

En la actualidad la tecnología esta gobernada por microchips de cómputo, esto es que cada chip dispone de una unidad o región donde existen una serie de conexiones que simulan operaciones aritmeticológicas, como sumar, restar, operaciones lógicas de tipo AND, OR, etc. Esta arquitectura sigue el diseño de Von Neumann y si se quiere profundizar más en el funcionamiento de este tipo de arquitectura se puede visitar el siguiente enlace.

El gran salto en la arquitectura de la computación neuromórfica es que los microchips no se basan en operaciones aritmeticológicas definidas, sino que se basan en la interacción de neuronas artificiales. Es un nuevo paradigma tecnológico que se basa en la biología, además de en las ciencias de la computación y la electrónica,  para diseñar sistemas neuronales artificiales, así como sistemas visuales, ojo-cabeza, procesadores auditivos y por último, robots autónomos cuya estructura física y diseño están basados en los sistemas biológicos nerviosos.

Si bien hay que añadir que el concepto de red neuronal en ingeniería no es algo nuevo, en comparación con tecnologías como redes neuronales convolucionales y de aprendizaje profundo, el chip Loihi utiliza muchos menos recursos en la misma tarea, acercando esta tecnología al mercado con todo lo que ello supone.

Chip Loihi

Ya conocemos algunos datos interesantes de este chip. Loihi cuenta con:

  • Un sistema asíncrono con muchos núcleos neuromórficos de malla, que permite a una sola neurona comunicarse con miles.
  • Cada núcleo neuromórfico incluye un motor de aprendizaje que puede programarse para adaptar los parámetros de la red durante el funcionamiento, soportando paradigmas de aprendizaje supervisados, no supervisados ​​y otros.
  • Fabricación en 14 nanómetros.
  • Un total de 130.000 neuronas y 130 millones de sinapsis.
  • Algoritmos de alta eficiencia para problemas, incluyendo planificación de rutas, satisfacción de restricciones, codificación escasa, aprendizaje de diccionarios y aprendizaje y adaptación de patrones dinámicos.

La fabricación en serie de Loihi comenzará el próximo mes de noviembre de 2017 y a penas será más grande que la uña del dedo meñique. Se espera que para 2019 comencemos a ver los primeros dispositivos con esta tecnología, que está muy por encima de las actuales CPU y GPU.

El Mundo se precipita a una revolución comparable a la invención del fuego, ¿está su empresa preparada para sobrevivir en la nueva realidad de la Cuarta Revolución Industrial?